El Aeropuerto de Sevilla ha acogido una prueba piloto de control de fauna con drones. El ejercicio, que se enmarca en la estrategia “Aeropuerto Aena 4.0”, ha servido para comprobar las funcionalidades que ofrecerían estas UAVs, aeronaves no tripuladas o RPAS (Remotely Piloted Aircraft), en un ámbito esencial para la seguridad operacional en los aeropuertos.

Esta iniciativa, auspiciada por Aena junto con la operadora Arquimea, ha tenido en la prueba de hoy una primera experiencia, pero en los próximos meses se articulará su desarrollo de forma más prolongada en el tiempo. El objetivo es estudiar in situ, y en el día a día del aeropuerto, la efectividad real de los drones a la hora de ahuyentar la avifauna del

Artículo completo original publicado en Airline 92.