Motivar a los niños para que practiquen el piano puede resultar abrumador. Como padres, tenemos las manos ocupadas haciendo malabarismos con el trabajo y los compromisos del hogar. Nuestros niños también están casi tan ocupados, con muchas actividades después de la escuela que requieren atención. En esta apretada agenda agitada, primero debemos motivarnos a nosotros mismos para poder ayudar a nuestros hijos.

Muchos de ustedes pueden encontrar este escenario familiar.

Su talentoso joven comenzó recientemente a tomar lecciones de piano. Para empezar, su entusiasmo inicial significaba que tú, vergonzosamente, a veces les pedías que “dejaran” de tocar la misma pieza una y otra vez.

Sin embargo, ahora las cosas han cambiado y es necesario idear una forma de motivarlos para que practiquen un poco.

¿Qué deberías hacer?

Aquí hay algunos consejos para traer de vuelta la diversión a la práctica del piano Requiere un poco de esfuerzo de su parte, pero pronto será mucho más fácil.

Plan de acción de práctica de piano.

1. Establezca una franja horaria de oportunidad de práctica diaria.

Haga ejercicio con su hijo durante el día para practicar. Debe ser a la misma hora todos los días. Enmárquelo como su ‘oportunidad’ para practicar en lugar de ser una tarea. La idea es establecer un hábito de práctica. Quieres que se motiven a sí mismos para que no necesiten recordatorios constantes.

2. Concéntrese en la calidad, no en la cantidad.

Explique que no hay una cantidad fija de tiempo que deba completarse. Juntos queréis encontrar la forma más rápida de practicar bien. Un corto tiempo de práctica significativa es lo que funciona mejor. Descubrirá que al eliminar los límites de tiempo, su hijo comenzará a practicar más, no menos.

3. Cómo practicar.

Su hijo necesita saber practicar, una estrategia, un método simple. Aquí hay uno que funciona y se explica fácilmente a los niños más pequeños. El niño debe interpretar la pieza lo mejor que pueda e identificar los puntos problemáticos. Luego tocan esos compases varias veces con cuidado y finalmente tocan la pieza completa nuevamente.

4. Alabanza y más alabanza.

Todos respondemos mejor a los elogios. El mejor motivador que puede tener su hijo es su aprobación. Felicítelos por su forma de tocar, a menudo. Felicítelos cuando se sienten para comenzar. Dígales cuánto disfruta escuchando sus piezas. Haz un gran escándalo.

5. Proporcione una audiencia.

Cuando pueda, déle a su hijo la oportunidad de actuar para usted y otros miembros de la familia. ¡Confíe en los hermanos mayores (les encantará) y explíqueles la necesidad de comentarios positivos! Al darle a su ‘Mozart’ la oportunidad de mostrar sus habilidades, no solo se sentirá especial, sino que querrá practicar para dar una buena interpretación.

6. Servir de enlace con su maestro.

Charle con su profesor de piano a menudo para familiarizarse con sus expectativas y requisitos. Les permite a ambos trabajar juntos para lograr lo mejor para su hijo.

7. Recompensas.

Algunos niños responden a recompensas e incentivos. Estos pueden resultar útiles. Los más efectivos son los que se relacionan con el piano o la música de alguna forma. (Por ejemplo, la promesa de una visita a la tienda de música local para comprar música de su elección).

Tocar el piano es una habilidad que puede brindarle a usted y a su hijo un placer y un disfrute duraderos. Está destinado a ser divertido. Está destinado a ser alegre. Motívelos fomentando su alegría natural, componiendo melodías y experimentando con sonidos y armonías. Ofrezca continuamente su apoyo y palabras de aliento. Nuestros niños modernos quieren tocar música moderna. ¡Poder tocar la última melodía pop para sus compañeros de clase puede resultar ser el mejor motivador de todos!


0 0 vote
Article Rating