Los miedos son manifestaciones, respuestas naturales que se producen en la etapa infantil y que tienden a resolverse de forma natural y espontánea según va avanzando la madurez cognitiva del niño. Pero puede ocurrir que ese miedo sea desproporcionado, disfuncional y que se mantenga en el tiempo, si es así puede que estemos ante lo que denominamos fobia.

Durante toda la infancia existen una serie de miedos que son evolutivos, estos miedos son necesarios para la supervivencia de la especie y por tanto adaptativos. De hecho, a partir de los 6 meses se comienza a tener miedo a las alturas, a las personas extrañas y a separarnos de nuestras figuras de apego. Entre los 2 y 5 años comienzan los

Artículo completo original publicado en Centro Optima.