Es muy común escuchar que mantenernos positivos ayuda bastante cuando tenemos que afrontar situaciones difíciles de la vida.

Ante esta afirmación también es frecuente que sintamos miedo y una cierta responsabilidad ante la situación a la que nos enfrentamos, más aún cuando no siempre nos hemos caracterizado por ser especialmente positivos.

Cuando hablamos de positividad se nos pueden venir a la mente miles de interpretaciones, como tener pensamientos positivos durante todo el día, decir que sí a las propuestas que nos hacen los demás, hablar de forma positiva, etc.

Más allá de cualquier interpretación, podríamos decir que el positivismo es una actitud ante la vida. Tener una actitud proactiva, pero sin perder la parte de realismo que engloba a una

Artículo completo original publicado en Centro Optima.