Para la mayoría de los niños (idealmente, todos los niños), la escolarización sirve como su ocupación principal. No podemos comenzar a descontar el impacto que juegan nuestras escuelas. No es necesario decir que los educadores y el personal escolar son aliados indispensables para el bienestar holístico de nuestros hijos.

Jeannie Goulbourn, quien perdió a su hija por suicidio, fundó la fundación Natasha Goulbourn (NGF). NGF ha traído la línea directa de crisis de suicidio HOPE en nuestro país. Según los informes, ella dijo; “El suicidio ocupa el tercer lugar como causa de muerte entre las personas de 10 a 24 años. Podemos señalar muchas razones por las cuales el suicidio es altamente frecuente en los jóvenes. NAMI o la Alianza Nacional para la Salud Mental dijeron acertadamente que” las escuelas brindan una oportunidad única para identificar y tratar afecciones de salud mental sirviendo a los estudiantes donde ya están. El personal escolar desempeña un papel importante en la identificación de las señales de alerta temprana de una afección de salud mental emergente y en la vinculación de los estudiantes con servicios y apoyos efectivos “. NAMI es una organización ubicada en Arlington Virginia que sirve como la organización de salud mental de base más grande de los Estados Unidos dedicada construyendo mejores vidas para los millones de estadounidenses afectados por enfermedades mentales.

Recientemente, una noticia hablaba de un adolescente de la provincia de Antique, Filipinas, que, según los informes, se suicidó debido a la decepción. Al parecer, su madre no permitió que la adolescente la acompañara a la ciudad para obtener el dinero que le dio su padre. El padre, que trabaja como trabajador de la construcción en Boracay, envió dinero a través de un centro de remesas. La adolescente quería que su madre le comprara una bolsa. La madre llegó a casa para ver a su hija muerta.

En los últimos años, los esfuerzos para aumentar la conciencia sobre la salud mental han sido más evidentes en nuestro país. Los legisladores han estado presionando por una Ley de Salud Mental. Los hospitales y las ONG también están trabajando en estrecha colaboración. Sus esfuerzos recientes les han hecho llegar a las escuelas. Por un lado, la sección Ciudad Médica de Psiquiatría de Niños y Adolescentes de su Departamento de Psiquiatría está alentando a las personas a hacer sonar el SOS sobre suicidio y autolesiones en nuestras escuelas al organizar un Congreso Anual de Adolescentes.

Actividades como estas, esperan una mayor presencia de los educadores. Es un sueño para las escuelas participar activamente en el foro. Como se mencionó anteriormente, una vez que un niño comienza a ir a la escuela; De hecho, pasan más tiempo activo y consciente en la escuela que en casa. Por supuesto, no podemos argumentar que educar a los niños con los valores adecuados comienza en el hogar; pero la escuela juega un papel crucial en la identidad o identidad de nuestros hijos.

A lo largo de los años de escolarización de nuestros hijos, nuestros hijos desarrollan su sentido de competencia. Se les asignan tareas para realizar y cumplir en la escuela. Sus actuaciones están evaluadas y se estima que significan que lo están haciendo bien o mal; si son inteligentes de tontos. Naturalmente, un niño podrá observarse y estimarse a sí mismo. En consecuencia, el juicio de los compañeros sobre su capacidad o incapacidad se convierte también en su medida de estimación. Compuesto por la estimación expresada por los adultos (los maestros, los vecinos y la familia) de cómo están, nuestros hijos se acumulan para capitalizar esa competencia percibida. Comienzan a sentir que no se agitan y están a la par con lo que se espera, o comienzan a sentir que no lo son. Y sus sentimientos de inferioridad comienzan a ser su estimación de sí mismos. Comienza a ser su valor percibido o autoestima.

A medida que avanzan hacia la adolescencia, probablemente continuarán explorando y luchando con su valía. La constancia de su percepción previa de sí mismos fortalecerá su idea de quiénes son como individuos o los hará cuestionar lo que pensaban de sí mismos. Esa idea es independientemente de si su estimación es buena o mala, lo que los convierte en un “niño genial y genial” o la “flor de la pared”. Las tareas continuas en la adaptación académica y social se prestan a ser parte de la estimación. La aprobación o desaprobación de pares y adultos hace lo mismo.

La identidad fuerte y bien fundada, fortalecida por un entorno de apoyo y cuidado es un factor fuertemente vinculado a la salud mental. Gran parte de las experiencias formativas por las que todos pasamos ocurren dentro de los límites de nuestras escuelas. La conciencia de nuestros educadores sobre la salud mental no solo desempeñará un papel crucial. Los hace aliados indispensables.


0 0 vote
Article Rating