Las convulsiones, o para usar un término común, aunque claramente no médico, “encaja”, a menudo resultan en que espectadores bien intencionados hagan más daño que bien debido a creencias erróneas y obsoletas. Aclaremos estos conceptos erróneos y tengamos cuidado con las medidas correctas de primeros auxilios a tomar.

Las convulsiones pueden tener varias causas, como la epilepsia idiopática (causa desconocida); daño cerebral que resulta en anormalidad mental; un golpe o una lesión en la cabeza, que resulta en epilepsia en una etapa posterior; tumores insuficiencia renal o hepática; una indulgencia excesiva en alcohol y narcóticos o su abstinencia en casos crónicos; y la abrupta retirada de las drogas epilépticas.

Una convulsión tiene cuatro fases distintas:

  1. Aura: el paciente recibe una advertencia de un ataque inminente. Esto puede ser en forma de un ataque abortivo caracterizado por sacudidas o ciertas sensaciones, que incluyen, a veces, dolor, que, por experiencia pasada, puede reconocer como señales de advertencia.
  2. Tónico: Las extremidades se endurecen, la mandíbula se cierra fuertemente, el paciente también puede formar espuma y babear en la boca.
  3. Tónico-clónico: Esta es probablemente la fase más fácilmente reconocible, caracterizada por movimientos del cuerpo sacudidos o sacudidos. Pueden estar localizados en un área o pueden ocurrir en todo el cuerpo. El paciente puede perder el control de sus intestinos y su vejiga, lo que ocasiona que sus heces y orina pasen sin control.
  4. Postictal: Esto es como las secuelas de una tormenta. El paciente permanece somnoliento e inseguro de sí mismo. Puede estar en un estado semiconsciente o incluso inconsciente durante algún tiempo.

La duración real de estas fases es variable. Sin embargo, la primera etapa suele durar entre unos segundos y un minuto, mientras que la última dura entre unos minutos y unas pocas horas.

QUÉ HACER:

  • El primer paso es alejar al paciente del peligro inmediato para sí mismo, como objetos afilados o duros; vías concurridas; las salidas de autobuses o trenes en funcionamiento; Balcón o borde de piscina.
  • Haga que se acueste, colocando la cabeza hacia un lado para evitar que el vómito ingrese a los pulmones (esto podría causar neumonía por aspiración).
  • Si es posible, colóquese un pañuelo doblado en la boca entre los dientes frontales para evitar que se muerda la lengua. Pero, en ningún caso debe poner su dedo o cualquier objeto duro en su boca. Con la fuerza antinatural de la convulsión, podía morder algo como un palo y ahogarse.
  • Afloje la ropa para facilitar la respiración (esto puede no ser posible si un ataque ya ha comenzado).
  • Dale un amplio espacio.

NO HAGA

  • Restrinja al paciente, ya que puede causarle daño corporal. Deje que el ataque pase a su debido tiempo.
  • Alimente o intente verter agua en la boca del paciente (un error común, especialmente cuando se trata de bebés: ¡el agua se considera el calmante universal para la mayoría de las emergencias médicas!)
  • Intente la “cebolla en la boca” o la rutina de “durmientes”. (si el paciente se recupera en unos minutos, puede sentir que estos métodos tradicionales han funcionado, mientras que el hecho es que las convulsiones se resolvieron por sí solas).

¿CUÁNDO ES PELIGROSO EL ATAQUE?

Cuando se producen varios ataques seguidos, solicite inmediatamente ayuda médica como una inyección anticonvulsiva y se requerirá otro tratamiento.

Después de la convulsión:

  • Haga que el paciente se acueste si aún no lo está haciendo.
  • Por lo general, el paciente siente sueño (la cuarta fase). Si es así, deja que se duerma.
  • Mantenga la cabeza bien de lado como se sugirió anteriormente.
  • Solo después de que el paciente haya vuelto a la normalidad, se le debe dar algo de comer o beber.


0 0 vote
Article Rating