Tenemos la suerte de vivir en este siglo, en el que se han desarrollado medicamentos para combatir la mayoría de las dolencias, donde podemos estar seguros de que los medicamentos que tenemos son seguros y estériles cuando sea necesario y si necesitamos una cirugía, que las herramientas y el equipo necesarios sean Todo seguro, limpio y libre de gérmenes.

A lo largo de la historia, no pensaron mucho en mantener las cosas limpias y estériles, pero por suerte hoy sabemos que se usa para promover la salud y eliminar el riesgo de contaminación. Sin embargo, ¿qué significa ser estéril? Bueno, la esterilidad se define como la ausencia total de cualquier microorganismo viable, ya sea en una herramienta quirúrgica, en un equipo o en los mismos medicamentos.

Hay algunas formas diferentes de lograr la esterilidad en los campos médico y farmacéutico. El primero es usar vapor. Esta técnica fue realmente inventada en la década de 1880 por un hombre llamado Charles Chamberland. Se le ocurrió el autoclave, un esterilizador de vapor que usaba agua para crear vapor para limpiar herramientas quirúrgicas y matar bacterias entre los pacientes. Hoy todavía utilizamos esta técnica para limpiar cristalería e instrumentos quirúrgicos.

¿Qué pasa con las cosas que no pueden soportar las altas temperaturas? En el caso de componentes electrónicos sensibles, plásticos y cartón que necesitan ser esterilizados, la técnica es EtO o EO, y utiliza gas de óxido de etileno como agente desinfectante.

Otra forma de desinfectar las cosas es mediante el uso de calor seco. Esto se usa para cosas como agujas e instrumentos metálicos que pueden calentarse mucho sin preocuparse de que se desintegren.

¿Pero qué hay de las medicinas mismas? No se pueden vaporizar, pero pueden pasar por el proceso conocido como procesamiento aséptico. Esto toma un medicamento estéril y lo empaqueta en un recipiente estéril usando calentamiento rápido. Es una tarea que también requiere el uso de salas limpias, filtros de retención de bacterias y calor seco. Sin embargo, al utilizar esta técnica, los medicamentos pueden importarse y exportarse a cualquier parte del mundo sin necesidad de refrigeración y serán estériles cuando lleguen al paciente.

Los medicamentos, equipos y herramientas estériles ayudan a brindarnos la mejor atención posible cuando estamos enfermos. No tenemos que preocuparnos por la contaminación, ya que los riesgos son bajos si todas las temperaturas, gases, niveles de humedad y presión se han monitoreado con precisión durante todo el proceso de esterilización para garantizar su validez y efectividad. La medicina ha recorrido un largo camino y los resultados son más seguros y confiables que nunca.


0 0 vote
Article Rating