Las nuevas tendencias en el abuso de drogas en todo el país han provocado que las fuerzas del orden y la industria de la salud combinen sus esfuerzos para combatir el problema. Los narcóticos, como el oxycontin, la hidrocodona y la heroína, han llevado a la nación a una crisis de adicción a los opioides. Debido a sus síntomas debilitantes de abstinencia física y mental, los proveedores médicos a lo largo de los años han buscado varios métodos para aliviar los efectos. Un modelo actual usa el medicamento Suboxone y está siendo elogiado por médicos y pacientes debido a las tasas de éxito relativamente altas y los bajos riesgos. Para comprender la evolución del tratamiento de abstinencia de opiáceos, es importante conocer las causas detrás de los cambios.

The Pharmacy to Street Pipeline

En los últimos años, las prescripciones de analgésicos han aumentado en todo el país. Según una auditoría, entre 1991 y 2013, las cifras casi se han triplicado, pasando de 76 millones de recetas a casi 207 millones. Los pacientes informan que el uso de heroína es un reemplazo peligroso pero viable porque es más barato y más accesible. Además, la adición de otros opioides más potentes como el fentanilo y el carfentanilo han aparecido en las calles. En pocas palabras, el aumento de las recetas y el desarrollo de otros opioides han aumentado la cantidad de abuso.

Riesgos comparativos de mantenimiento

La terapia de mantenimiento con metadona fue una vez un enfoque médico estándar para el problema de la adicción. Este tipo de terapia ofrece a los pacientes un protocolo de dosificación estructurado en un entorno ambulatorio. Como una forma de tratamiento para la abstinencia de opiáceos, la metadona permite a las personas reducir gradualmente sus dosis hasta que estén listas para dejar de tomarla. Sin embargo, existen algunos riesgos. La droga tiene el potencial de abuso y ha provocado muertes por sobredosis. Si bien la metadona se entiende como un sustituto más seguro de narcóticos más dañinos, los usuarios informan que los síntomas de abstinencia son más severos y prolongados cuando la metadona no se toma correctamente.

Avances en farmacología y conciencia

Suboxone, el líder actual en el tratamiento de abstinencia de opiáceos, es la combinación de dos productos químicos: buprenorfina, un sintético, y naloxona que actúa como un bloqueador. Debido a la estructura química única, la suboxona no produce el “subidón” asociado con otros opioides. En cambio, alivia los síntomas de abstinencia al unirse a los receptores de dolor necesarios al tiempo que permite que otros receptores se rejuvenezcan, por lo tanto, trabaja para disminuir los síntomas de desintoxicación. Además, el efecto techo de suboxona disminuye el riesgo de sobredosis y abuso. La naloxona bloquea los efectos de los opiáceos en el cuerpo, eliminando a su vez la opción del paciente de regresar a su droga ilícita de elección.

La nueva esperanza

A lo largo de los años, el tratamiento de abstinencia de opiáceos ha cambiado para satisfacer las demandas de las tendencias en el abuso de drogas. Los organismos encargados de hacer cumplir la ley están ayudando a orientar a las personas hacia el tratamiento, mientras que los médicos y los centros médicos brindan psicoterapia, participación en grupos de 12 pasos y manejo de sustancias químicas de bajo riesgo. Lo que alguna vez fue un momento oscuro para el adicto ahora puede estar lleno de esperanza debido a estos nuevos métodos de tratamiento.


0 0 vote
Article Rating