Aclarar el significado del pensamiento crítico en la educación en enfermería

La frase pensamiento crítico es una de las más frecuentes que se presentan a los estudiantes de enfermería. Estas palabras clave aparecen repetidamente en forma escrita en todos los materiales educativos de enfermería, como programas de estudios, objetivos clínicos y de aula, y pautas de asignación. Los educadores de enfermería también aprovechan muchas oportunidades para discutir y reforzar la importancia del pensamiento crítico tanto en el aula como en las experiencias clínicas. Sin embargo, estas acciones solo cubren parte del proceso que los educadores de enfermería pueden utilizar para aclarar la importancia del proceso como expectativa y estimular este valioso proceso.

Hay otras consideraciones importantes que deben ser parte del proceso durante todas las interacciones educador-alumno. Estas consideraciones se centran tanto en las características del pensamiento crítico como en cómo demostrarlo. Las consideraciones son las siguientes:

1. Defina el término. El pensamiento crítico tiene tantas definiciones variadas como recursos hay para enumerarlas y generalmente no son específicas de la especialidad educativa. La visión de enfermería de este concepto y su aplicación a la práctica difiere mucho en comparación con la filosofía, la ciencia, la justicia penal o cualquier otra disciplina de aprendizaje. Ninguna definición es capaz de cumplir con los criterios específicos de ningún dominio o disciplina de aprendizaje. El término debe adaptarse a cada programa, plan de estudios y curso de enfermería. Definir el término por escrito, así como reforzarlo verbalmente, ayuda a los estudiantes a comprender la importancia de cultivar esta habilidad y también a reconocer su uso como una expectativa de la educación en enfermería. Esta importante base sirve para promover plantillas de pensamiento crítico que pueden evolucionar junto con la educación y la práctica de enfermería.

2. Definirlo de acuerdo con las metas educativas. En la educación de enfermería, el pensamiento crítico se evalúa por cómo se aplica el conocimiento. Integrado en todas las competencias de los programas y cursos, así como en las rúbricas de evaluación y otras herramientas, es ubicuo. Definir, demostrar y reforzar cómo se debe lograr y evaluar el pensamiento crítico no solo promueve el proceso de pensamiento crítico, sino que también puede disminuir la ansiedad del estudiante.

3. Definir cómo se logrará y demostrará en conocimientos teóricos. Muchos estudiantes de enfermería pueden sentir que la única forma en que se demuestra teóricamente el pensamiento de nivel superior es mediante pruebas académicas. Puede resultarles difícil imaginar que el conocimiento estático del aula deba aplicarse posteriormente a un entorno de atención al paciente no estático. Este proceso intimida a los estudiantes de enfermería. Reforzar la necesidad de este proceso junto con proporcionar una plantilla de pensamiento crítico puede facilitar la transición y promover hábitos que fomenten el crecimiento y la evolución del pensamiento crítico. Este es el corazón de la sabiduría de enfermería.

Otra área dentro del conocimiento teórico que debe abordarse es la toma de notas y el estudio. El crecimiento y el desarrollo del pensamiento crítico dependen profundamente de los estilos de aprendizaje y del procesamiento cerebral. La progresión educativa desde el aprendizaje y la comprensión hasta la aplicación se logra con la evolución de las habilidades de pensamiento crítico. El éxito comienza con este paso.

4. Definir cómo se logrará y demostrará en la práctica clínica. Aunque la herramienta de evaluación del desempeño clínico se utiliza para esto, es útil para explicar, definir y enfatizar completamente acciones y características específicas tanto como expectativas como demostración de la competencia del pensamiento crítico. Junto a conceptos como el proceso de enfermería, holismo, seguridad y comunicación que se integran al cuidado de enfermería, esto también incluiría características y acciones como la recopilación de información, la formulación de una lista de problemas del paciente y la planificación de la atención.

5. Demuestre y refuerce estos principios. Independientemente del entorno educativo, los principios y características del pensamiento crítico se pueden demostrar, discutir, reforzar e integrar en cualquier actividad. Este proceso ayuda a proporcionar varias perspectivas a los estudiantes sobre qué es el pensamiento crítico y cómo aplicarlo. Los educadores de enfermería también se benefician, ya que obtienen información valiosa sobre las necesidades de los estudiantes y los resultados del aprendizaje.


0 0 vote
Article Rating