El otoño es una de las estaciones favoritas para los amigos peludos debido a su aire fresco, su colorido follaje y el dulce aroma de las plantas de temporada que permanecen en el medio ambiente. Aunque la temporada es acogedora, tiene riesgos potenciales para la salud de sus amigos peludos, sobre los cuales puede no estar al tanto. Es esencial aprender sobre estos peligros y proteger a su mascota de las situaciones incondicionales.

Echemos un vistazo a algunas de las principales cosas que debe cuidar en otoño.

Menos horas de luz del día

Los días más cortos significan menos horas de luz y tenemos que acortar algunas de nuestras actividades diarias cuando la visibilidad es escasa. Los dueños de perros tienen que llevar a su amigo peludo a caminar durante el anochecer o el amanecer. Esto trae los riesgos adicionales de accidentes debido a la baja visibilidad.

Durante los inviernos, al llevar a tus amigos peludos a caminar en la oscuridad de la madrugada o la tarde, es crucial tener cuidado con tu mascota. La luz reducida significa que es difícil para los conductores ver animales, lo que a veces puede ocasionar accidentes. Por lo tanto, es crucial mantener una observación cercana de su perro al caminar y controlarlo con una correa y un collar o arnés para el pecho. Haga que use collares reflectantes, así como una etiqueta con un microchip para un regreso seguro en caso de incidente perdido.

Hojas – Una catástrofe para manejar

Es un placer moverse y escuchar ese sonido retumbante que sale de las hojas secas. A los perros les encanta correr por el follaje y divertirse. Pero los animales peludos no son conscientes del peligro de estos escombros. Estas hojas secas son la fuente de toxicidad si su amigo de piel lame cualquier sustancia del suelo o sus patas.

Puede haber pulgas, garrapatas, así como bacterias y crecimiento de moho en estas hojas. Y, si su mascota ingiere alguno de estos microorganismos, crearía una condición peligrosa que incluye vómitos, diarrea, enfermedad o incluso infección por tenia.

Es mejor eliminar el follaje y cortar la hierba seca en el césped para evitar los parásitos desagradables. Además, asegúrese de que su mascota permanezca en el interior, separada del trabajo de jardinería.

Plantas y Hongos

Los hongos y otras plantas tóxicas son plantas estacionales de la caída y se encuentran salvajemente durante este tiempo. Su amigo peludo puede sucumbir a la toxicidad si cualquiera de las partes: hojas, tallo o flor, cualquiera de estos es ingerido por ellos. Las setas se encuentran salvajemente en los patios. Aunque la mayoría de los hongos silvestres no son tóxicos, hay algunos que son altamente tóxicos, y cuando se ingieren causan situaciones difíciles.

Por lo tanto, trate de eliminar las plantas y hongos no deseados de su jardín y evite que su mascota se mueva por el jardín hasta que lo retire.

Muerte por rodenticidas

Las bajas temperaturas expulsan a los roedores de su caparazón en busca de refugio para el frío en sus hogares. La mayoría de las personas usan rodenticidas para matar a estas criaturas y mantenerlas alejadas de sus hogares. Sin embargo, a veces es probable que su perro o gato se deleite con estos productos químicos, y puede encontrar un grave peligro. Los rodenticidas causan condiciones críticas como hemorragias, sangrado incontrolado y sangre en el vómito.

Si sospecha que su gato o un perro ha ingerido rodenticidas y encuentra alguna toxicidad, comuníquese de inmediato con su veterinario o centro de emergencias de envenenamiento para obtener ayuda inmediata.

Antes de que su perro o gato caiga en cualquiera de los peligros de la temporada de otoño, asegúrese de tener todo el cuidado y tome precauciones para evitar cualquier circunstancia infiel.


0 0 vote
Article Rating