Existen muchas razones por las cuales algunas personas comienzan a beber alcohol. Muchos de estos tienden a ser sociales, pero con solo la primera bebida, ocurren cambios químicos dentro del cerebro que pueden resultar en una eventual adicción. El alcoholismo se clasifica como una enfermedad, y con cada bebida adicional, un individuo aumenta sus posibilidades de volverse dependiente permanentemente.

Si tenemos la intención de ilustrar exactamente qué es la adicción al alcohol, es alguien que a sabiendas consume bebidas alcohólicas mientras conoce las consecuencias físicas y sociales negativas que eso significa. Básicamente se puede describir como alguien que no puede rechazar una bebida, por lo que, en general, podríamos explicar el alcoholismo como la inclinación a beber alcohol compulsivamente, sin poder reconocer sus reacciones adversas.

Existe otro tipo de persona que, aunque tiene problemas con el consumo de alcohol, tiene la capacidad de suprimir las características y los síntomas reales. Puede clasificar este tipo de conducta como abuso de alcohol, lo que podría significar que, aunque se consuma alcohol en grandes cantidades, el abusador es de alguna manera capaz de mantener cierta moderación. Tan solo para concluir que un abusador de alcohol no depende totalmente del alcohol como lo hace un alcohólico.

El alcoholismo es una enfermedad grave y respaldada por estadísticas creadas por el Consejo Nacional de Adicción al Alcohol, que ha estimado que alrededor de 18 millones de estadounidenses abusan del alcohol. Se destaca por las estadísticas que demuestran que más de 100,000 ciudadanos estadounidenses mueren por problemas de salud relacionados con el alcohol, junto con estadísticas reveladoras de que el 50% de las muertes en la carretera son causadas por conducir mientras alguien intoxicado está detrás del volante.

Además, al echar un vistazo a los consumidores de alcohol verdaderamente endurecidos, normalmente se opondrán a confesar que son alcohólicos. Continuarán bebiendo con cierta precaución y tenderán a esparcir cualquier ocasión para beber en diferentes lugares durante el día. La cosa es que una vez que comienzan de esa manera, es muy complicado mantenerse al día con su rutina, ya que beberán cantidades más sustanciales y posiblemente a un ritmo más rápido.

El alcoholismo o, en términos simples, una dependencia física del alcohol puede definirse como un problema de salud que controlará gradualmente el cuerpo. Sustancias químicas cerebrales como el ácido gamma-aminobutírico sufrirán una alteración en el equilibrio debido a una mayor ingesta de alcohol, sin embargo, aunque esto puede ayudar a mantener bajo control las tendencias impulsivas, la presencia de glutamato solo va a excitar el sistema nervioso. El comportamiento excitable también es provocado por el aumento del nivel de dopamina en el cerebro. La práctica de beber alcohol tiene un efecto sobre los niveles de este tipo de compuestos químicos en el cerebro, lo que hará que su cuerpo anhele más alcohol, como se explicó al principio de este artículo sobre la adicción al alcohol.


0 0 vote
Article Rating