Mi abuela solía citarme esto a menudo. Era una mujer tan sabia, nacida mucho antes de su tiempo. Me encantaría tener la oportunidad, a la edad que tengo hoy, de sentarme y hablar con ella. Ella es la que está detrás de mí y gran parte de mi trabajo y escritura. Su sabiduría me guía a menudo hoy desde el otro lado. Sus palabras de mi infancia todavía resuenan en mi cabeza desde hace mucho tiempo.

‘No se puede poner una cabeza vieja en hombros jóvenes’ es un viejo dicho (proverbio) gaélico y no es de extrañar que muchos de sus dichos vinieran originalmente de allí. Muchos de estos viejos dichos nos dan una idea de cómo pensaban estas personas sobre cosas como las cualidades de la generosidad y la humildad y la compañía de los demás. Por otro lado, la jactancia y la tacañería eran, y siguen siendo, mal vistas en el mejor de los casos. No obstante, se demostró una gran comprensión de las debilidades y faltas de la gente. Y eso todavía es cierto en la cultura gaélica de hoy.

La sabiduría es el don del tiempo y la experiencia. Cuanto mayor me hago, más veo y entiendo lo imposible que es esperar que alguien tenga conocimientos mucho antes de su tiempo o edad. La madurez llega a medida que envejecemos, como resultado de las experiencias que hemos tenido y sin estas nos quedamos estancados donde estamos.

Hay personas que conozco hoy, que son adultos mayores, que aún no han madurado en su propia salud emocional. Conozco a personas que de pequeños estuvieron marcados emocionalmente por cosas que sucedieron en sus vidas de las que no han podido salir adelante, convirtiéndose así en víctimas de su pasado.

Y luego, a veces, vemos o escuchamos a personas que tienen ‘cabezas viejas sobre hombros jóvenes’ (similar al modismo ‘sabios más allá de sus años’) y nos maravillamos con la sabiduría que proviene de una experiencia de vida tan corta. A veces los niños salen con expresiones o información que es asombrosa, lo que deja a uno preguntándose de dónde vino eso, ya que no habían tenido la experiencia para tener tanta profundidad. Actúan más viejos y más sabios, y algunas veces tienen una disposición mucho más vieja de su propio grupo de compañeros, que tiende a coincidir con su crecimiento en el tiempo.

A menudo escuchamos decir ‘si tan solo supiéramos, cuando éramos jóvenes, lo que sabemos ahora, lo diferente que sería nuestra vida’. Me pregunto. Si lo supiéramos, nuestra vida habría sido diferente y nuestras lecciones no habrían sido las mismas. Hemos venido a esta vida para aprender ciertas cosas que dependen del tipo de aprendiz que seamos. Algunos de nosotros somos más lentos que otros para recibir el mensaje y otros lo captan rápido.

Creo que dependiendo de los sentidos que son más fuertes en nosotros, obtenemos nuestras lecciones usando los que están ahí para nosotros. Personalmente, soy un aprendiz experimental, lo que significa que tengo que hacerlo, sentirlo y entenderlo para aprender la lección o la habilidad. No soy auditivo, así que no espero aprender de esa manera.

Los tres estilos básicos de los que se ha hablado durante muchos años son Visual, Auditivo y Kinestésico (orientado al tacto y al movimiento). A medida que ha llegado la era digital, ahora nos encontramos con que existe un cuarto estilo sensorial de aprendizaje digital que nos lleva a otra forma de comprender a nuestros grupos de edad más jóvenes llamada Auditory Digital.

¿Entiendes tu propia fuerza sensorial? Esto puede ser un cambio de vida para que la gente entienda si se trata de un concepto nuevo. Necesitamos comunicarnos y entender que todos se comunican desde su propio estilo sensorial, lo que significa que a menos que sepamos algo del estilo podemos interpretar incorrectamente a la persona y lo que quiere o necesita. Los cinco sentidos principales de los que hablamos son: ver, oír, sentir, tocar, oler y gustar. La intuición se presenta como un sexto sentido.

Como adultos, no debemos esperar que una persona joven tenga la sabiduría o la madurez asociada con las personas mayores, aunque a veces nos sorprende la juventud de hoy que a veces piensa y habla mucho más allá de su edad.

A menudo escuchamos a alguien referirse a una persona como un ‘alma vieja’, lo que también se refiere a que parece mayor y más conocedora, con mayor sabiduría de su propio grupo de edad. Muchos creen que ciertos niños son inusualmente maduros porque de alguna manera han retenido la madurez aprendida de vidas pasadas.

Podemos revertir el dicho a una ‘cabeza joven sobre hombros viejos’, lo que significaría que alguien todavía es mentalmente astuto, a pesar de tener años más. A veces decimos que alguien mayor es “joven de corazón”, lo que significa que tiene la capacidad de ver las cosas desde una perspectiva más joven y vivir una vida similar a la del grupo de edad más joven.

Entonces, si tiene la bendición de conocer a una persona joven que tiene la disposición de alguien mucho mayor, disfrute de su percepción de la vida, ya que puede ser bastante refrescante al ver las cosas desde su perspectiva más joven / mayor. Lo mismo ocurre con alguien que está en edad madura pero demuestra que prefiere estar con personas de un grupo de edad más joven que tiende a estimularlo y sus pensamientos para mantenerse informado, mentalmente activo y vivo.


0 0 votes
Article Rating