“Visualizo un momento en que seremos para los robots lo que los perros son para los humanos, y estoy apoyando a las máquinas”. -Claude Shannon

“El padre de la teoría de la información” señaló el poder de la inteligencia artificial hace décadas y lo estamos presenciando ahora. No lo sabemos, pero la mayoría de nuestras tareas cotidianas están influenciadas por la Inteligencia Artificial, como las transacciones con tarjeta de crédito, el uso de GPS en nuestros vehículos, la asistencia personal de varias aplicaciones en nuestros teléfonos inteligentes o la atención al cliente en línea por chatbots, y quién puede ignorar los autos inteligentes de Google que están muy cerca de la realidad. Pero, ¿estamos seguros de que en el futuro, los desarrollos en Inteligencia Artificial no serán el mayor peligro para nosotros?

Hoy, esta programación compleja que es IA débil está replicando la inteligencia de los seres humanos y está superando a los humanos en tareas específicas. En el futuro, con la evolución de la IA fuerte, casi todas las tareas de los humanos serán superadas por la Inteligencia Artificial. El trabajo y el trabajo que definen nuestra identidad y estilo de vida pasarán a los robots. No hay duda de que la IA tiene la potencialidad de ser más inteligente que nosotros, pero no podemos predecir cómo se comportará en el futuro.

En la actualidad, nadie en este mundo sabe si la Inteligencia Artificial Fuerte será beneficiosa o perjudicial para la humanidad. Hay un grupo de expertos que cree que la inteligencia artificial fuerte o la superinteligencia nos ayudarán a erradicar la guerra, las enfermedades y la pobreza. Por otro lado, algunos expertos creen que se puede usar criminalmente para desarrollar armas autónomas para matar humanos. También están preocupados por la IA, que por sí sola puede desarrollar algunos métodos destructivos para lograr los objetivos.

Algunas personas sugieren que la Inteligencia Artificial se puede manejar como armas nucleares, pero esta comparación en sí misma no es sabia. Las armas nucleares requieren materias primas raramente encontradas como el uranio y el plutonio, mientras que la IA es básicamente un software. Cuando las computadoras serán lo suficientemente potentes, cualquiera que conozca el procedimiento para escribir el código relevante podría crear Inteligencia Artificial en cualquier lugar.

Las personas más destacadas del mundo tecnológico, como Bill Gates, Elon Musk y el gran científico Stephen Hawkins ya han expresado su preocupación por la futura transformación de la Inteligencia Artificial. No están equivocados al considerar a la IA como la mayor amenaza existencial porque ya dependemos de sistemas inteligentes y, en el futuro, esta dependencia solo aumentará.

Lo que podríamos enfrentar en el futuro podría ser nuestra propia evolución. Controlamos el mundo porque somos los más inteligentes. Cuando no seremos los más inteligentes, ¿podríamos retener el control? Una solución visible hoy es investigar y estar preparado para cualquier posible resultado negativo futuro. Esto nos ayudará a evitar dificultades y disfrutar de los beneficios de la IA.


0 0 vote
Article Rating