En un laboratorio universitario en Washington, Darwin-OP2, un robot que se parece a un humano, patea ferozmente una pelota verde por el suelo. “Quiero ser amigo y jugar fútbol”, dice con voz fría y monótona.

Darwin-OP2 no es un juguete. Es uno de los ejemplos más avanzados de investigación y desarrollo en lo que se etiqueta como robótica asistida e interacción humanoide. Darwin-OP2 ha sido programado por un equipo de profesores de ingeniería biomédica en una universidad líder en los Estados Unidos. El proyecto tiene como objetivo ayudar a los niños con trastorno del espectro autista a comprometerse más con la sociedad. El objetivo principal será utilizar un sistema robótico para ayudar a los niños con autismo a comunicarse con los demás de una manera mucho más fácil y cómoda.

Sin embargo, el proyecto se encuentra en las primeras etapas y aún queda mucho por hacer. Se centra en cómo un robot puede ayudar a niños de 5 a 10 años, pero es probable que pronto incluya niños de tan solo tres años. El objetivo final es hacer que la tecnología sea asequible para innumerables familias en los Estados Unidos con niños con trastorno del espectro autista.

El autismo, en la mayoría de los casos, varía de un niño a otro. Pero hay algunos rasgos comunes entre todos los niños. Por ejemplo, la mayoría de los niños autistas evitan el contacto visual. Esto dificulta que dichos niños interactúen con sus familiares, amigos, compañeros de juego y otros.

Los científicos asociados con el proyecto afirmaron que sus estudios han revelado que los niños con trastorno del espectro autista son más cómodos para interactuar con los robots porque pueden monitorear y controlar sus acciones, lo que los hace más predecibles en comparación con los compañeros humanos.

Los niños con trastorno del espectro autista generalmente enfrentan problemas para comprender y atraer las emociones de otra persona. Pero con un robot de asistencia social, un niño podría participar de manera más efectiva sin sentirse abrumado. Estos robots usan inteligencia artificial que analiza el comportamiento de un niño y luego usa los datos recopilados para interactuar con ellos.

Actualmente se utilizan tres tipos diferentes de robots para las pruebas. Uno es un mini robot que está conectado a un iPad. Muestra emociones faciales. El segundo es un robot mediano que puede realizar varios gestos y movimientos de baile, respondiendo a señales sociales.

Y luego, por supuesto, está Darwin-OP2, un robot más grande y sofisticado que interactúa con los niños jugando al fútbol y realiza otras actividades. Puede bailar con música, y los niños con autismo también pueden seguir los movimientos y bailar.

Los científicos y terapeutas dicen que impartir habilidades sociales a los niños con autismo requiere la repetición frecuente de acciones, que es una tarea perfecta para los humanoides y los robots. Además, los robots pueden ayudar a los padres de niños autistas con análisis de análisis de comportamiento aplicado. Dicha terapia requiere pasar largas horas con el niño, lo que puede no ser posible para los padres que trabajan. Además, los robots tienen inteligencia artificial que puede recopilar datos para prestar análisis útiles a los padres, ayudándoles a comprender el comportamiento de sus hijos.

Pero estos son los primeros días de prueba de cómo los robots y la inteligencia artificial pueden ayudar a los niños autistas.


0 0 vote
Article Rating