Artículo original publicado en Arquitectura y Diseño

La firma de moda Theory tiene su centro de operaciones en el Meatpacking District de Nueva York.

El slow fashion no es sólo una mera tendencia, sino una filosofía de suma importancia en estos momentos para la industria de la moda. Cada vez son más las marcas que apuestan por un modelo de negocio cien por cien sostenible a la hora de llenar nuestros armarios y, en esta ocasión, queremos detenernos en una de las firmas que, mediante la iniciativa Good, más está dando de qué hablar en Estados Unidos y fuera de sus fronteras. Hablamos de Theory, la firma de moda masculina y femenina fundada en 1997 por Andrew Rosen y Elie Tahari.

En 2017 presentaron Good Wool, una lana merina extrafina que proviene de productores responsables de Tasmania y Sudamérica que, además de ser completamente rastreable, garantizan el buen cuidado de los animales. Posteriormente, esa materia prima se teje en una fábrica ecológica de Italia, Tollegno 1900 en Biella, cerca de los Alpes italianos, la cual emplea paneles solares y turbinas hidráulicas para producir su propia electricidad. Toda el agua utilizada en el teñido y el acabado de la lana se purifica y se devuelve a su fuente, mientras que el 40% se reutiliza, lo que reduce el consumo total de agua de la fábrica.

Gracias al proyecto Good se ha convertido en una de las marcas más sostenibles del momento.

En 2019 vio la luz el denominado Good Cotton, un algodón Supima de fibra extralarga cultivado en Boswell, California, que destaca por su suavidad y su durabilidad. Para garantizar que dicho algodón sea verificable desde la granja hasta las tiendas, Theory se ha asociado con Oritain, el líder mundial en el uso de la ciencia forense para verificar el origen de los productos, con el objetivo de trazar en todo momento el recorrido desde que se cultiva hasta la fábrica Albini de Bérgamo, también en Italia, que se caracteriza por su bajo consumo de energía.

Theory trabaja con tejidos como la lana, el lino y el algodón.

Algo más reciente, desde este mismo 2020, la marca también impulsa Good Linen, una línea de ropa elástica de lino fabricada con tres fibras: lino orgánico, viscosa ecológica hecha de subproductos del algodón y elastano parcialmente reciclado. La fábrica de Marini en Prato, Italia, cumple con las estrictas regulaciones de la Unión Europea con respecto a la purificación del agua y la gestión química. Sí, con Theory está claro que se puede vestir a la última y, encima, de forma éticamente sostenible.

Si quieres leer artículos como este, visita Arquitectura y Diseño